Óscar

o la felicidad de existir

Es la historia de una complicidad: la de ÓSCAR, un niño de diez años enfermo de leucemia y la de Mami Rosa, la voluntaria que le visita todos los días en el hospital. Con valentía, con imaginación y también con buen humor, Mami Rosa compartirá los últimos doce días de la vida de ÓSCAR, tejiéndose entre ambos una intensa relación de amor y amistad, relación que nos irá introduciendo en los grandes misterios de nuestra existencia: el amor, la muerte, la felicidad… La excepcionalidad de este trabajo reside precisamente en ser un monólogo “a varias voces”. A través de la extraordinaria magia en escena de Mona Martínez, cobrarán vida ante nuestros ojos todos los personajes que componen la historia: ÓSCAR, sus amigos (Bacon, Popcorn, Einstein, Peggy Blue), sus padres, el doctor Düsseldorf, las enfermeras… y sobre todo Mami Rosa, la voluntaria tierna y divertida, llena de coraje y valentía, que no tiene miedo de hablar de la enfermedad y de la muerte.

El héroe de nuestra historia es ÓSCAR, un niño, porque como dice Schmitt, “durante la infancia nos preguntamos más fácilmente por los problemas serios de la vida”. Frente a ÓSCAR, la enfermedad, rodeada de preguntas dolorosas, el miedo de sus padres, el silencio del médico, el silencio del cielo (si Dios existe, ¿me podría echar una mano?). La irrupción de Mami Rosa en su vida le ayudará a conjurar la tristeza, la impotencia y el miedo ante la enfermedad. De su mano esos últimos doce días se convertirán en un viaje iniciático al corazón del misterio: la búsqueda de un sentido a lo que no podemos comprender. ÓSCAR y Mami Rosa, “refleja un optimismo que no niega el dolor, sino que se basa en la decisión de no verse destruido por lo trágico”. Esta ausencia de pesimismo es una de las claves en casi todas las obras de Schmitt.

Óscar o la felicidad de existir es el título de la versión teatral española de “ÓSCAR et la dame rose”, es el tercero de los relatos que Schmitt escribe sobre la infancia y su relación con el mundo espiritual. El conjunto de estos relatos forman, según la definición del propio autor, la Trilogía de lo Invisible: un viaje a través de las grandes fuentes de la espiritualidad humana, a fin de comprender las religiones y el corazón invisible que rige la vida de millones de personas.

“ En los 70 minutos que dura la obra teatral reí, lloré y me emocioné! ”
Espectador
“ Te hace vibrar y sentir una montaña rusa de emociones y valorar lo realmente importante de la vida. ”
Espectador
"Un retrato infantil que no deja indiferente a nadie, interpretado de forma magistral y que da volantazos emocionales"
Espectador